Histórica Conversación de Albert Einstein con su profesor demostró que Dios si existe

Desde hace mucho tiempo que la religión y la ciencia tienen puntos de vista que parecen irreconciliables. Muchos dicen que la religión y la ciencia son polos opuestos y por esto no se ponen nunca de acuerdo.

Anuncio

Ahora te mostramos una historia en la que un profesor de filosofía conversa con un estudiante sobre la existencia de Dios.

Conversación entre el profesor y su alumno

– Eres cristiano ¿cierto? – dijo el profesor.

Anuncio

– Sí, lo soy – respondió el alumno.

– ¿Crees en Dios?

– Claro – respondió el estudiante.

– ¿Es Dios bueno? – preguntó el profesor.

– Si, lo es – afirmo el alumno.

– ¿Es poderoso?, ¿Puede hacer lo que quiera?

– Claro que si.

– Y tu ¿Eres bueno?

– La biblia dice que soy malo – afirmó el estudiante.

– ¡La Biblia! Déjame plantearte algo – agregó el profesor – Si hubiera alguien enfermo aquí y pudieras curarlo ¿Lo harías o al menos lo intentarías?

– Por supuesto – respondió.

– Entonces eres bueno – afirmó el profesor.

– Yo no diría eso.

– ¿Por qué? – preguntó el profesor – la mayoría de nosotros lo haríamos, pero Dios no lo hace. El profesor continuó diciendo: Mi hermano era cristiano y murió de cáncer, aunque le rogó a dios que lo ayudara. ¿Por qué Dios es bueno?, ¿Puedes responder a eso? no puedes, pero no te preocupes. Comencemos de nuevo ¿Es Dios bueno?

– Sí – dijo el estudiante un poco inseguro.

– ¿Es bueno satanás?

– No – respondió el alumno.

– ¿De dónde viene satanás? – Preguntó el profesor.

– De Dios – dijo el alumno.

– Exacto – dijo el profesor – Fue Dios quien lo hizo ¿Hay males en este mundo?

– Sí.

– El mal está en todas partes y Dios mismo lo creó. ¿Acaso no fue él quien creó todas las cosas? Por lo tanto, si nos basamos en el principio que dice que nuestras acciones nos definen, entonces Dios es malo. El mundo está lleno de enfermedades, odio, muertes, egoísmo y muchas cosas ¿no?

– Sí – respondió el estudiante.

– ¿Quién las creó entonces?

Ataca a otro estudiante

El estudiante se quedó sin palabras y decidió no hablar. Ahora el profesor se giró hacia otro estudiante y le preguntó “¿Crees en Jesús?”.

– El estudiante respondió: “Claro que sí”.

– Según la ciencia, tenemos 5 sentidos para identificar y observar el mundo que nos rodea. ¿Has visto a Jesús? – preguntó el profesor.

– No, nunca.

– ¿Lo has escuchado, sentido u olido? – preguntó el profesor – ¿Has tenido algún contacto con él?

– No profesor.

– Aun así, crees en él. Pero según las leyes de la física y las pruebas, la ciencia concluye que Dios no existe. ¿Qué opinas de eso?

– Nada profesor, solo tengo fe.

– La fe, ahí es donde está el problema de la ciencia y la religión. No hay pruebas de que Dios exista, solo fe.

Su Alumno Contraataca

– Discúlpeme profesor – interrumpió el primer estudiante con el que hablaba – ¿existe el frío y el calor?

– Por supuesto – dijo el profesor.

– No profesor, el frío no existe. El frío es simplemente la ausencia de calor. El calor lo podemos medir en unidades de energía, pero el frío no. De modo que el frío no es lo puesto del calor, simplemente es su ausencia. Otra pregunta ¿Existe la oscuridad?

– Claro que existe la oscuridad, sino ¿qué sería de la noche?

– Esta en un error nuevamente profesor. La oscuridad es simplemente la ausencia de luz. La luz la podemos medir y aumentar su intensidad. Sin embargo, la oscuridad no se mide ni la podemos hacer más oscura.

– ¿A dónde quieres llegar? – preguntó el profesor.

– Su teoría trabaja sobre la premisa de la dualidad – dijo el alumno – usted cree que la muerte es lo opuesto de la vida, cuando no lo es. La muerte es la ausencia de vida.

También dice que hay un Dios bueno y uno malo. Sin embargo, mira a Dios como algo finito, algo que podemos medir, cuando no lo es. Señor, la ciencia no puede explicar un pensamiento. Esta usa la electricidad y el magnetismo, pero nunca lo han visto y menos entendido. Por lo tanto, ver la vida como lo contrario de la muerte es un error. Algo más, usted enseña que venimos de los monos ¿verdad?

– Si te refieres a la teoría de la evolución, entonces sí – respondió el profesor.

Nadie ha visto la evolución

– ¿Ha visto el proceso de la evolución con sus ojos? Nadie lo ha hecho, tampoco la han podido tocar ni sentir. De igual forma, no podemos ver su cerebro, tocarlo ni sentirlo. Entonces ¿Cómo podemos saber que de verdad tenga uno?

– Supongo que sólo deben aceptar que tengo uno.

– ¿Fe? – preguntó el alumno mirandoa su profesor -. Entonces sí acepta la existencia de la fe. ¿Hay maldad en el mundo?

– Lo vemos a diario – dijo el profesor.

– No – respondió el alumno -. El mal no existe. Al igual que la oscuridad es la ausencia de luz y el frío la ausencia de calor, la maldad es la ausencia de Dios. Dios no creo el mal, simplemente es la ausencia de su presencia.

La maldad es resultado de la acción de nosotros alejarnos de Dios y de su amor.

Dice la leyenda que luego de esto, el profesor se sentó y no quiso seguir cuestionando al estudiante.

Simplemente se quedó sin palabras. Y por lo que se cuenta, este estudiante fue Albert Einstein.

Si te parece una buena historia, compártela con tus contactos.

Anuncio


Si te gusta, compártelo con tus amigos!