Exitoso en un 95%, La Manera Natural de Decirle Adiós al Dolor de Espaldas

Muchísimas personas habitantes de este planeta tienen que lidiar con el dolor de espaldas en la zona lumbar. Independiente al nombre que se le dé en los distintos lugares, puede llegar a ser muy molesto y paralizante.

Anuncio

Nuestra columna está conectada a una red de nervios, músculos, ligamentos y vasos sanguíneos. Actúa como una suerte de pilar del cuerpo.

Los nervios de las extremidades van a través de la columna y nos ayudan a mantener el cuerpo en una posición recto, erguida.

Anuncio

Dado que es vital para la postura del cuerpo, nuestra columna es expuesta a estrés físico, independiente si hay tensión, si se dobla, si hay presión o si se tuerce.

Cada parte de la columna se encarga de un movimiento particular del cuerpo y algunas veces la transición de movimiento de una parte del cuerpo a otra puede causar cambios degenerativos y dolor.

El dolor de espaldas es muy común en individuos comprometidos en trabajos de fuerza física o donde hay que estar sentados, pacientes con osteoporosis, anomalías congénitas de la columna y vejez.

Los científicos explican que la hierba llamada consuelda puede ayudar en el tratamiento del dolor en la zona lumbar. Se puede encontrar en campos, prados y zanjas. La planta de consuelda tiene hojas peludas y una gran raíz que luce como una betarraga (remolacha).

La consuelda se ha usado desde siempre. El gel de consuelda alivia el dolor causado por la dislocación de las articulaciones de las rodillas u osteoartritis.

Un grupo de científicos de la “German Sports University” dirigió un estudio basado en 120 participantes con dolores en la espalda baja y alta.

Los participantes fueron tratados con extracto de raíz de consuelda por 5 días. Adivina qué… su dolor desapareció por completo.

Los expertos sugieren mantenerse alejados de las pastillas y suplementos de consuelda, ya que se ha demostrado que dañan al hígado.

Sé más activo y realiza estiramientos o elongaciones. Prueba con el siguiente estiramiento de los tendones de las rodillas.

Acuéstate en el suelo de espaldas y levanta la pierna derecha hacia el pecho, usando una toalla o cinturón. Extiende hasta que sientas como se estira la zona lumbar de la columna. Mantén esta posición por 5 minutos y luego cambia de pierna. Haz esto cada día y el dolor en la zona lumbar desaparecerá.

Anuncio


Si te gusta, compártelo con tus amigos!