Los Efectos de los Pensamientos Negativos y Emociones Sobre el Cuerpo. Es Impactante!

Los seres humanos experimentamos varias emociones, desde la felicidad y la euforia a la tristeza y depresión. Cada una de estas emociones generan diversos ambientes en el cuerpo, ya que el organismo libera diferentes químicos dependiendo de la emoción.

Anuncio

Por ejemplo, si el cuerpo libera serotonina, dopamina u oxitocina, nos sentimos felices y satisfechos. Por otro lado, si el cuerpo libera cortisol, nos sentiremos estresados e incluso deprimidos.

Sería bueno reflexionar sobre qué sucede cuando estamos abrumados con pensamientos negativos todo el tiempo. O, por el contrario, si pensamos y sentimos positivo y con optimismo todo el tiempo. Es más, ¿qué pasa si somos indiferentes y no sentimos ni positivo ni en negativo?

Anuncio

Positivo v/s Negativo

¿Son las cosas positivas o negativas por naturaleza, o nosotros las definimos como tal? Parece ser que pasamos mucho tiempo pensando y juzgando lo que se debe considerar como positivo o negativo.

Por ejemplo, si una persona va manejando y otro se le cruza por delante de manera peligrosa, el primero se enoja o sigue manejando como si nada hubiese sucedido. Esto depende de la manera en que una persona ve la situación y lo aplica a todas las cosas en la vida.

Corta las Percepciones Tanto Como Puedas

Resulta ser que no existen experiencias positivas o negativas; todo se trata de nuestra percepción y de la manera en que las definimos. Así que nuestra percepción tiene el poder sobre una situación y sobre la manera en que una situación particular afecta a nuestro cuerpo.

Aunque podemos trabajar para superar los conceptos de cada experiencia y seguir adelante, a veces resulta que simplemente no tenemos el tiempo. Por lo tanto, entender y comprender cómo ciertas emociones afectan a nuestra salud, es de suma importancia.

“Si alguien desea una buena salud, primero debe preguntarse a sí mismo si está listo para lidiar con las causas de su enfermedad. De otra manera es imposible ayudarle” Hipócrates.

La Conexión Mente-Cuerpo

Existe una íntima conexión entre la mente y el cuerpo, entre las emociones y nuestros órganos internos, aunque no seamos capaces de ver esta conexión. Podemos tener una actitud mental positiva y, de esta manera, crear un estilo de vida saludable o tener pensamientos negativos y crear un estilo de vida no saludable por no saber lidiar con nuestros problemas internos.

Cuando sientes dolor en ciertas áreas, se trata de un asunto vinculado a un problema emocional. Aunque parezca extraño en primera instancia, esto es verdad en la mayoría de los casos. Por ejemplo, si sientes dolor en la espalda, las rodillas, el cuello o los hombros, es muy probable que trabajar con tus emociones te ayude a aliviar el dolor, y no a través del ejercicio o la fisioterapia.

La conclusión es que necesitamos aprender a procesar nuestras emociones y enfermedades rápidamente, determinando la razón por la que, en primer lugar, aparecieron en nosotros. Por ejemplo, si crees que porque es invierno y hace frío te vas a enfermar, las posibilidades son de que seguirás enfermándote cada vez que haga frío, hasta que entiendas que tienes el control sobre aquello y que todo depende de tu percepción.

Anuncio